reduccion_mamas

Reducción de mamas

La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es una técnica quirúrgica consistente en la reducción del tamaño de los senos, así como la remodelación del mismo mediante la extirpación de la grasa, tejido mamario y piel dejando unos pechos más ligeros y firmes. También se puede reducir el tamaño de la areola.

Su principal objetivo es conseguir remodelar el pecho grande haciéndolo más proporcional al cuerpo, normalmente por problemas físicos o puramente estéticos dejando así una estructura proporcional al cuerpo de la persona.

La duración de esta técnica oscila las 3 y 4 horas aunque puede variar según la complejidad de la intervención.

Este tipo de procedimiento quirúrgico se lleva a cabo generalmente mediante anestesia general. Es necesaria la hospitalización aunque el paciente puede recibir el alta en el mismo día o 24/48 horas después de la intervención.

El nivel de malestar (0-10) después de la intervención es de 2-4 y su recuperación total es variable en torno a las 2-3 semanas, recomendando no realizar grandes esfuerzos en la primera semana, donde podrá realizar una vida casi normalizada.

Los resultados obtenidos son satisfactorios con nuestros pacientes, consiguiendo así unas mamas proporcionadas al cuerpo. En la reducción de mamas hay que realizas cicatrices, estas son seran visibles con el escote. Dependiendo de cada mujer la cicatrices pueden ser de muy buena calidad o no. Por lo general las cicatrices evolucionan favorablemente con el tiempo.

Descargue la guía elaborada por el Dr. Amaya Guia Clínica Reducción mamaria

Descargue los beneficios y desventajas de la cirugía Pros y contras de la reducción mamaria

Si tiene cualquier pregunta no dude en consultarnos a través de nuestro formulario de contacto.

>> Ampliar Información

|Qué es| La mamoplastia de reducción o reducción de mamas es una técnica quirúrgica que consiste en reducir el tamaño de la mama y remodelarlo para aliviar normalmente problemas físicos relacionados con las mamas excesivamente grandes y pesadas, como dolores de espalda, cuello, así como problemas psíquicos por la inaceptación de esta parte del cuerpo.

Lo que se hace con este tipo de intervenciones es reducir la glándula, el tejido graso y la piel que la envuelve, ajustando así unas mamas más altas, tensas y armoniosas. También se puede reducir el tamaño de la areola.

|Candidato ideal| Esta intervención va dirigida sobre todo a mujeres con mamas grandes que presentan problemas físicos de espalda, cuello, etc, debido al exceso de peso, así como irritaciones de la piel debajo de la mama o problemas respiratorios. Suele ser, por tanto, una demanda más funcional que estética.

No está recomendado a mujeres que pretendan dar el pecho después del embarazo. Ya que es probable que no se pueda dar el pecho tras la intervención.

Lugar de la intervención| La reducción de mamas o mamoplastia de reducción, es una técnica quirúrgica que requiere ingreso en una clínica u hospital y se realiza dentro de un quirófano. Nunca debe realizarse dentro de una consulta.

|Intervención| Esta técnica consiste en la extracción del exceso de piel, grasa y tejido mamario para disminuir el tamaño de la mama. Las técnicas utilizadas son bastante variadas, aunque todas ellas prosiguen el mismo fin, una posición de la areola más alta, un estrechamiento de la base y una forma más natural.

Generalmente la incisión tiene forma de ancla o T invertida, colocándose alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y en una linea horizontal en el surco que hay debajo de la mama.
En la mayor parte de los casos se utilizará un drenaje y un vendaje. También se puede utilizar una incisión periareolar (para mamas ligeramente hipertróficas) o incisión vertical (para hipertrofias moderadas)

Es bastante común, una vez terminada la intervención, realizar una liposucción en la zona axilar, para reducir los cúmulos grasos.

|Tipo de anestesia| Para la reducción de mama se utiliza siempre anestesia general, donde el paciente quedará completamente dormido durante la operación no percibiendo así ningún dolor ni teniendo recuerdos de la intervención.
La anestesia general se realiza mediante inducción intravenosa y mantenimiento inhalatorio.

|Duración de la intervención| La duración de esta técnica quirúrgica puede variar dependiendo de la complejidad de la intervención, pero suele estar en torno a 3 o 4 horas.
Si la cirugía se acompaña de otro procedimiento o intervención, el tiempo puede aumentar.

|Post-operatorio| Parte del éxito de la cirugía se encuentra en el cuidado post-operatorio. Es imprescindible seguir todas las indicaciones del cirujano.

Después de la intervención es normal que la paciente se encuentre algo cansada. Durante las primeras semanas sentirá algunas molestias que serán tratadas mediante analgésicos e irán remitiendo con el tiempo. Además puede surgir una perdidas temporales de la sensibilidad en el pezón y la areola, que también ira recuperando poco a poco.

La paciente llevará en el post-operatorio un vendaje y unos apósitos que serán retirados días más tarde sustituyéndose por un sujetador especial.

Normalmente a las 24 o 48 horas de la intervención la paciente recibe el alta y puede comenzar a hacer una vida normalizada, aunque se recomienda no realizar grandes esfuerzos durante la primera semana. Deberá seguir una serie de revisiones durante los meses posteriores.

La piel ha de cuidarse con cremas hidratantes y proteger las cicatrices del sol durante los primeros meses tras la operación. No es recomendable masajes fuertes en la mama durante los dos primeros meses.

|Vuelta a la normalidad| La vuelta a la normalidad está en torno a 48- 72 horas. Es recomendable durante este tiempo y hasta transcurrida unas 3-4 semanas que la paciente no realice grandes esfuerzos así como limitarse con el ejercicio físico hasta una completa recuperación. Trascurrido este tiempo la paciente podrá hacer una vida normalizada.

|Resultados obtenidos| Los resultados obtenidos por nuestros pacientes son muy satisfactorios, consiguiéndose unas mamas proporcionales al cuerpo, con unas cicatrices mínimas tapadas por cualquier tipo de escote.

Los resultados en este tipo de intervenciones no son inmediatos. Podrá verse a los meses posteriores a la intervención. Aproximadamente a partir de los 6 a los 7 meses las mamas ya tengan una forma definitiva. Este tipo de operación deja unas cicatrices permanentes, aunque con el paso del tiempo se irá notando cada vez menos, aunque nunca desaparecen por completo.

|Riesgos asociados a la intervención| Los riesgos asociados a la reducción de mamas no son frecuentes, aunque como cualquier tipo de intervención pueden existir complicaciones.

Uno de los riesgos que pueden asociarse es la pérdida de sensibilidad en el pezón. Aunque esta pérdida suele ser temporal, en ocasiones llega a ser permanente. También puede verse afectada la capacidad de dar de mamar, por eso es recomendable que esta operación se haga después del parto.

Otro tipo de complicaciones suele ser: necrosis parcial o total de la areola, adiponecrosis o formación de cicatriz hipertrófica o queloidea.


¿Es posible la lactancia materna después de la intervención?

Si es posible dar el pecho al bebé, aunque existe riesgo de no poder hacerlo si la reducción de la mama es muy grande. No recomendamos la intervención si tiene planificado dar el pecho.

¿Voy a seguir teniendo sensibilidad tanto en la areola como en los pezones?
Se puede mantener una sensibilidad normal. Durante las primeras semanas la sensibilidad se verá reducida, normalmente temporalmente. En ocasiones esta insensibilidad puede ser permanente.

¿Los resultados serán permanentes?
Los resultados de la reducción de mama no son permanentes. Dependerá del cuidado del paciente en este sentido.

>>La primera consulta

En la primera consulta se le hará un cuestionario a cerca de su salud, en la que el cirujano le preguntara si padece alguna enfermedad, toma o es alérgico a algún medicamento, intervenciones quirúrgicas previas entre otros.

Es muy importante que la comunicación entre el paciente y el cirujano plástico sea fluida, para que así el cirujano pueda saber cuáles son sus expectativas y que este le explique las limitaciones de la intervención.

Se le explicara también como se realiza el procedimiento en que centro se realizara, sus riesgos, como es el postoperatorio….
Finalmente, será informado del precio y las opciones de financiación.

La primera consulta será meramente informativa, en el caso que se quiera intervenir se le emplazará a una segunda visita, dónde se planificara la fecha de la intervención, se le tomaran fotografías preoperatoriasy se le resolverán las últimas dudas; para así realizar los estudios preoperatorios oportunos para cada caso.

Cita Previa 911 412 509 622 756 000
Colaboramos con las principales compañias aseguradoras
Certificaciones

Consulta

Cirugía Plástica

Hospital Quirón San Camilo
Juan Bravo, 39
28006 Madrid, España

cerrar x

Plástica y derma

Te llamamos gratis en el día

Por favor, introduce tu número de teléfono, fijo o móvil, y te llamaremos.

política de privacidad