Cómo cuidar la piel atópica

02012014_dermatologia_pediatrica

La Dermatitis Atópica suele ser una enfermedad crónica, que frecuentemente se da en niños, con lo que es muy importante realizar un tratamiento adecuado para detener los síntomas o el empeoramiento de la Dermatitis Atópica en estos.

Uno de los pasos más importantes y fundamentales del tratamiento es establecer una buena rutina de cuidados de la piel. A continuación te damos sencillos consejos que puedas incluir en tu rutina diaria:

1. Consejos para el baño

- Evitar el agua caliente. Es preferible realizar baños con agua templada.
- Limitar el tiempo del baño a 5 o 10 minutos.
- Utilizar geles de baño hipoalergénicos, para pieles sensibles y sin perfumes.
- Si con frecuencia tiene infecciones en la piel puede ser beneficioso añadir una pequeña cantidad de lejía al agua del baño, 2 veces en semana. Hable con su Dermatólogo sobre esta opción.
- Tras el baño, evite el secado de forma vigorosa y frotar la piel con la toalla. Aplique a continuación la crema hidratante o tratamiento indicado por su Dermatólogo.

2. Consejos para aliviar los síntomas y prevenir los brotes

- Utilizar la crema hidratante al menos 2 veces al día, para evitar la deshidratación cutánea y el agrietamiento de la piel, y disminuir así, la necesidad de aplicar tratamientos médicos tópicos.
- Mantener las uñas siempre cortas y lisas.
- En caso de picor intenso puede ayudar ponerse unos guantes de algodón durante el sueño para evitar el rascado de la piel.
- Se debe mantener unos niveles adecuados de temperatura y humedad ambiental. Evite los ambientes muy calurosos y secos. Incorporar un humidificador en el dormitorio de los pacientes puede ser muy beneficioso.

3. Consejos para elegir una crema hidratante adecuada

- Se deben preferir los productos con mayor capacidad humectante y cremas consistentes o pomadas, como la vaselina.
- Elegir productos libres de perfume o fragancias y conservantes (productos hipoalergénicos) para minimizar la posibilidad de aparición de eczemas de contacto irritativo o alérgico.

4. Consejos para el lavado de ropa

- Emplear detergentes para pieles sensibles. El uso de los suavizantes o hojas perfumadas para la secadora pueden contribuir a la irritación.
- Utilizar sólo la cantidad recomendada de detergente.
- Usar suficiente agua para el enjuague adecuado de todas las prendas.
- Lavar la ropa nueva antes de estrenarla, para eliminar el exceso de sustancias químicas que se utilizan para el tratamiento de la tela y su buena apariencia, ya que pueden producir irritación y alergias cutáneas.
- Comprar ropa sin etiquetas porque las etiquetas pueden friccionar e irritar la piel.