Contaminación ambiental y el aumento de los eczemas

Recientemente la prevalencia de los eczemas de piel se ha incrementado substancialmente en muchos países, sobre todo los industrializados. Este aumento ha sido demasiado rápido como para que se explique por cambios genéticos, por una mejoría a la hora de diagnosticar esta enfermedad cutánea o por el mayor nivel de vida de la población. Puede, sin embargo, sugerir que los factores medio-ambientales tienen un papel importante en la etiología de esta nueva epidemia.

Diversos factores han demostrado estar asociados con el desarrollo de eczema, como los factores personales: factores genéticos, edad, sexo, estado nutricional, consumo de tabaco, estilo de vida; pero también estímulos ambientales: contaminación ambiental, el humo de tabaco ambiental, polvo doméstico, caspa de animales, la exposición ocupacional, sistemas de refrigeración, y aeroalérgenos.

Conceptos clave

Los términos de eczema y dermatitis se suelen utilizar como sinónimos, y hacen referencia a una reacción inflamatoria en la piel que puede ser de causa muy diversas y con un patrón clínico también amplio. Generalmente se manifiesta con la aparición de enrojecimiento, edema, picor intenso y, en ocasiones, vesículas y ampollas.
Normalmente se diferencian los eczemas por factores exógenos (los eczemas de contacto irritativo y alérgico) y los de carácter endógeno (dermatitis atópica, dermatitis seborreica, eczema numular).
Las diferentes formas de eczema se van a poder identificar clínicamente por su patrón de distribución , que es característico en cada una de las formas clínicas.

Principales causas del Eczema
Los tipos de eczema que tienen mayor susceptibilidad de ser agravados por la contaminación ambiental son la dermatitis atópica y los eczemas de contacto. Y coincide que son de las formas de eczema más prevalentes en nuestro medio.
La dermatitis atópica es una enfermedad recurrente y crónica de la piel, con fuerte componente genético y herencia familiar, estando asociada con bastante frecuencia a asma y rinoconjuntivitis alérgica. El eczema de contacto se produce cuando determinadas substancias irritantes o alérgenos entran en contacto con la piel de un individuo susceptible, desencadenando una reacción inflamatoria con aparición de enrojecimiento, edema y descamación.

Hoy día se considera a la contaminación ambiental, las emisiones de los vehículos de motor, las emisiones de las centrales eléctricas, la industria, el tabaquismo activo y el estilo de vida occidental como los factores responsables por el aumento de los casos de eczema, al aumentar la susceptibilidad de los individuos a alérgenos y favorecer la irritabilidad cutánea.

Diagnóstico
Es importante derivar estos pacientes a un Dermatólogo, para que este especialista pueda establecer el diagnóstico mediante inspección clínica y realización de pruebas epicutáneas que permiten identificar alergias a las substancias químicas más prevalentes en nuestro medio, tanto profesional como en el ámbito personal, en productos de uso diario y cosméticos. Se incluyen ciertos metales, los conservantes, tintes, perfumes, medicaciones tópicas, etc.

Tratamiento y Prevención
Tras realizar el diagnóstico el Dermatólogo pauta un tratamiento médico para el eczema. No obstante es fundamental insistir en instaurar medidas preventivas a nivel individual y colectivas, para atajar este problema. Estas medidas pasan por la utilización de productos cosméticos y de uso personal hipoalergénicos y libre de fragancias u otras substancias irritantes, la menor exposición a substancias químicas en el ámbito laboral, evitar los sistemas de refrigeración y ambientes secos con baja humedad, e instaurar políticas de salud públicas con vistas a disminuir la contaminación ambiental y los niveles de emisión de gases tóxicos.