¿Depilación corporal total o no? Esa es la cuestión

Haz CLIC AQUI para ver la entrevista a Dra. Ana Rita Rodrigues en Informativos Telecinco

En los últimos años hemos observado la tendencia o el abogo por la depilación corporal total. La industria pornográfica promovió en su día la depilación de la región púbica, que también se hizo popular en los años 60 con la generalización del uso del biquini. Es una moda ligada a los canones de belleza, habiendo varias modalidades de depilado, incluso moldes personalizados a la venta, o la posibilidad de teñirse el vello púbico.

Pero recientemente nuevas campañas en firmas de ropa o personalidades del mundo del cine están promoviendo la tendencia a la NO depilación del vello púbico. De esta forma se esta creando un debate social sobre esta nueva tendencia, tanto a favor como en contra de ella, y lleno de polémica. Los a favor utilizan como argumentos la comodidad, que es más agradable e higiénico. Los que están abogando por no depilarse reciben insultos.

Una vez servida la polémica, queda patente la necesidad de aclarar varios puntos antes de decidirse por una opción u otra.

Nuestro vello/cabello tiene funciones muy importantes en algunas localizaciones corporales: por ejemplo, en nuestro cuero cabelludo el pelo nos protege de las radiaciones solares, previniendo la aparición de cáncer de piel años más tarde; las pestañas y las cejas protegen frente a la entrada de cuerpos extraños en el ojo, y en lo que respecta al vello púbico: nos protege frente a infecciones o pequeños traumatismos como fricciones o roces durante el acto sexual, y su ausencia puede favorecer o aumentar la frecuencia de enfermedades de transmisión sexual, sobre todo cuando la depilación se hace mediante afeitado y en el mismo día o pocos días previos al acto sexual. Por otra parte no hay base científica que nos permita afirmar que no depilarse es antihigiénico.

La depilación mediante afeitado con maquinilla o cuchilla de otras zonas corporales, como la zona axilar o torácica, también puede favorecer la aparición de foliculitis (inflamación del vello) e irritaciones en la piel circundante.

En relación a la depilación láser, cuando se realiza en condiciones optimas tiene resultados excelentes. Incluso tiene recomendación médica en algunas patologías del folículo pilosebáceo, como las foliculitis de repetición, hidrosadenitis (golondrinos) o en caso de sinus pilonidal. Pero se debe realizar siempre bajo supervisión médica o dermatológica porque es fundamental tener conocimiento sobre los varios fototipos cutáneos y cómo manejar los parámetros del laser en función de los mismos. De esta forma se minimiza la aparición de complicaciones por el procedimiento (quemaduras o hipopigmentaciones en la piel).

La decisión de depilarse o no debe ser una elección personal y no una imposición de la sociedad, aunque siempre se debe hacer en las mejoras condiciones, y se necesario, asesorado por un profesional.