El síndrome de Angelina Jolie

La mastectomía subcutánea profiláctica es un procedimiento por el cual se extirpa gran parte del tejido mamario, acompañado o no del complejo areola pezón. La mama puede ser reconstruida posteriormente, aunque también y más frecuentemente, se puede iniciar el proceso de reconstrucción o realizarse definitivamente en el mismo acto quirúrgico.

Es un procedimiento que se realiza, presuntamente, sobre una mama sana. Viene realizándose en las últimas décadas, de forma puntual, en aquellos casos en los que existe indicación médica. La aparición en los medios de una actriz conocida a la que se le ha realizado dicha intervención, ha catapultado el interés por la misma. Siendo el cáncer de mama el tumor maligno más frecuente en la mujer, las consultas se han llenado de preguntas acerca del procedimiento. Este hecho ha motivado que, algunos compañeros de profesión, hayan querido bautizar de manera simpática este acontecimiento como: síndrome de Angelina Jolie.

Actualmente, la medicina se dirige hacia procedimientos cada vez menos invasivos, primándose la actitud preventiva. Es conocida a nivel científico la presencia de ciertos síndromes en los que existe una predisposición mayor a padecer cáncer de mama. El más conocido es el síndrome del cáncer de mama y ovario familiar, que englobaría a aquellos pacientes que presentan mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 aunque, en el futuro, es probable que se encuentren otros genes implicados en esta enfermedad.

Actualmente, se detectan dichas mutaciones mediante análisis genético, y en aquellos casos que resultan positivos, se plantean a las pacientes las diferentes opciones terapéuticas. Estas opciones varían, desde una actitud expectante con seguimientos continuos, a la ablación de la mama; ya sea conservando o no, el complejo areola pezón. La ablación de la mama fue primariamente un procedimiento rechazado por algunos profesionales. Se trata de un procedimiento agresivo, existiendo en contraposición medios de detección precoz no invasiva.

A esta controversia se ha unido sugerencias de nuevas indicaciones, algunas con mejor y otras con peor acierto. Por un lado, las que disponen de soporte científico, aunque requieren de más análisis sobre la evaluación del beneficio-riesgo del procedimiento, y por otro lado, otras sin dicho soporte, como el simple deseo de la paciente.

El avance de la cirugía plástica ha llevado a que este procedimiento, no exento de riesgo, pueda ofrecerse junto a la reconstrucción simultánea o diferida de las mamas. La mastectomía subcutánea profiláctica en un procedimiento que se realiza con éxito, pero sus indicaciones, si bien existen algunas de general aceptación, existen otras sumidas en la controversia.

Escribo este artículo para que se entienda la complejidad del consejo y así las pacientes no tomen decisiones de forma unilateral. La mejor actuación es aquella que se toma consensuado entre el paciente y el equipo multidisciplinar que lo atiende de forma individualizada. La mastectomía subcutánea profiláctica es, en parte, tema de debate médico.