Guía Clínica Ginecomastia

Descargate la Guía Clínica de Ginecomastia elaborada por el Dr. Marco Antonio Amaya Guia Clínica Ginecomastia

Lo que a continuación detallamos es la evolución e inquietudes más frecuentes de los pacientes intervenidos de Ginecomastia.

Esta descripción corresponde a un caso estándar, el Dr. Amaya puede explicarte un postoperatorio diferente para tu caso en concreto.

Las fechas de las revisiones son orientativas pudiendo variar de paciente a paciente.

1º Consulta

En la primera consulta recogerá tu historia clínica, el cirujano te preguntara si padece alguna enfermedad, tomas o eres alérgico algún medicamento, intervenciones quirúrgicas previas, antecedentes familiares entre otros.

Es muy importante que la comunicación entre el paciente y el cirujano plástico sea fluida, para que así el cirujano pueda saber cuáles son sus expectativas y que este le explique las limitaciones de la intervención.

Se procederá a su examinación, el doctor te comentará en eses momento las particularidades que hacen tu caso único.
Se le explicará también, como se realiza el procedimiento, en que Hospital se realizara, sus riesgos, como es el postoperatorio, así como todas las medidas que se toman para que el proceso se realice con la máxima seguridad.
El Dr. Amaya le explicara las cosas de forma sencilla y clara. Intentará en todo momento que sea lo más realista posible y como suele subrayar” sin edulcorantes”. El doctor le aconsejara o desaconsejara la intervención.

La primera consulta será meramente informativa. Se le recomendara que se tome su tiempo para meditar la decisión y si desea intervenirse, se le emplazará para una segunda consulta, en la que deberá acudir con todas las dudas que le surjan en casa anotadas.

Finalmente, será informado del precio y las opciones de financiación por nuestro personal de atención al paciente.

2º consulta

Se resolverán las últimas dudas con la paciente, se realizara una nueva exploración donde se discutirán los detalles de la cirugía.
Si ambos están conformes podrá marcarse la cirugía, con un mínimo de 2 semanas, o podrá ser emplazada para otra visita.

1º día, noche en el hospital

Terminada la operación te despiertas en una Unidad de Recuperación Postanestésica ( URPA) del hospital. Es frecuente no sentir dolor. El cirujano pasará a comprobar que te encuentras bien y que los drenajes están permeables, antes de informar a tus familiares. Recordarás muy poco del paso por la URPA.
Tras pasar un tiempo en la URPA, puede ser muy variable, desde 30 a 120 minutos, serás trasladada a la habitación. En la habitación permanecerás sin levantarte y poder comer durante algunas horas, lo habitual es entre 3-6 h. En esas primeras horas seguirás bajo los efectos de la medicación, es habitual que olvides las primeras horas inmediatamente después de la cirugía. Después de ese tiempo (3-6h), podrás incorporarte. Deberás permanecer sentado antes de levantarte unos 15 minutos. Necesitarás la ayuda de la enfermera, no es infrecuente que te marees en ese momento. A partir de las 3 horas empezarás a sentir alguna molestia.

La primera noche dormirás poco y mal. La ginecomastia es un proceso no doloroso, no obstante no está exento de molestias. El dolor en una escala de 0-10 tiene una intensidad de 2-3. Es cierto que hay pacientes a los que el proceso solo les produce leves molestias, pero también otras paciente refieren que la intensidad es de 4. El dolor es muy subjetivo y la percepción puede variar mucho de paciente a paciente. Lo habitual es que no duela, pero se tengan molestias. La mayor parte de las pacientes describen el dolor como escozor en los bordes de las heridas y ciertas molestias a la presión de la zona.
No debes elevar los codos por encima del hombro, podrás coger un libro, el teléfono y comer sola, pero no deberás coger peso, peinarte o lavarte el pelo solo. Cuidado al coger objetos de estanterías.

Los drenajes y el vendaje compresivo no te facilitaran la movilidad.
Como resumen es una noche que, pese a la medicación se suele pasar mal por todo lo anterior.

2º día, alta del Hospital, vuelta a casa

Lo habitual es recibir el alta este día, aunque en determinadas circunstancias ( pacientes que vivan a más de una hora de Madrid) puede que necesites 2 días de ingreso. La gran mayoría de las pacientes se van sin drenajes a casa.
Es habitual tener hematomas que pueden aparecer a lo largo de los días.
Se te inflamará no solo el pecho, sino que también se inflamará el abdomen y en algunos paciente incluso los pies. No te preocupes, bajará la inflamación, no has engordado.

El vendaje te producirá picor, puede que te salga alguna ampolla, no te alarmes si un pecho te moleste y le otro no, o que se inflame más un pecho que otro.

El Dr. te proporcionara su teléfono particular para que en el caso de cualquier imprevista tengas acceso a él directamente.

3º-4º día, 1º revisión

Este día experimentarás un gran mejoría en las molestias, pero no te olvides que alguna molestias tendrás incluso meses después de la intervención. Las pacientes suelen describir las molestias como picores o sensación de quemazón.
Llega el momento de verte…
Tendrás el pecho raro, aunque misteriosamente puede que incluso te veas bien. (Les pasa a muchos pacientes). ES habitual que el musculo pectoral se haya inflamdo.

Las cicatrices serán muy visibles. Estarán rojas con algunas costras, hasta que no pasen los meses no cogerán buen aspecto, hay que tener paciencia.
Desde este día puedes ducharte entera y mojarte la herida, siempre y cuando no la sumerjas. Tras la ducha hay que secar la herida y aplicar un antiséptico tipo cristalmina.

Es muy probable que hayas perdido gran parte de la sensibilidad de la areola y el pezón . Puedes recuperar parte de la sensibilidad a lo largo del primer año.

Los pechos no estarán totalmente simétricos, uno estará algo más inflamado que otros, la forma puede ser algo diferente. Tranquilo es normal.
Es habitual tener pequeños exudados (la cicatrices expulsan liquido). Ese líquido puede oler mal y el pecho no estará infectado

A partir del 4º día muchos pacientes se reincorporan a su puesto de trabajo, siempre y cuando se a un trabajo no físico, tipo oficina.
Puedes ir elevando paulatinamente los brazos y coger objetos algo más pesados que un libro o un ipad, sin que supere los 4- 5 kg.

7º día, 2º visita de control

Este día dirás que las molestias te han disminuido muchísimo, que ya no te duele, aunque no será del todo cierto, tendrás molestias leves.
Empezarás a sentirte satisfecha con la intervención. Debes tener en cuenta que una cosa es la imaginación y otra cosa es el resultado obtenido. Puede que no te agrade algo, pero tienes que entender que, o bien es debito al proceso inflamatorio, o es debido a factores intrínsecos a tu cuerpo. Debes empezar a aceptar tu nuevo yo, que no tiene por qué coincidir con el yo que te imaginaste.
El pecho continuará inflamado, a pesar de haberte bajado la inflamación bastante .
Deberás seguir realizando los mismos cuidados de la herida.
No olvides tu faja compresiva.

La inmensa mayoría de las paciente se han incorporan a su trabajo alrededor de este día, si este no es físico.
Puedes iniciar la actividad física realizando paseos de 20 minutos.

14º día, 3º visita, retirada de puntos

Es habitual que no tengas molestias y te muestres sorprendido por tu rápida recuperación. Ya puedes realizar todo tipo de movimientos con el brazo que no te produzcan dolor. Siempre con la debida precaución.
La inflamación te habrá bajado de forma significativa, aunque aún el pecho no tiene ni su forma ni su tamaño final. La cicatriz en la mayor parte de las pacientes está formada, no es infrecuente que queden algunas costras. Tras la retirada de los puntos es habitual que en las siguientes 24 horas exista un pequeño sangrado.
Puede existir una ligera descamación del pecho fruto del proceso de inflamación.
El pecho ya no duele, aunque pueden existir algunas molestias.
Los pacientes con un trabajo ligeramente físico, oficina de envío de paquetes, suelen reincorporarse tras este periodo.
La actividad física puede incrementarse a paseos de 30 minutos y a partir de las tres semanas podrás realizar bicicleta estática.

30º día, 4º visita

Ya no recuerdas como era tu pecho. Desde ahora pensaras que tu pecho siempre fue así.
Puedes aplicarte sobre la cicatriz rosa de mosqueta o colocar tiras de silicona. No existe ninguna crema o producto que borre las cicatrices. El uso del apósito MICROPORE COLOR PIEL va bastante bien.
Desde este momento puedes realizar vida completamente normal, pudiendo iniciar la actividad deportiva de forma progresiva. OJO, PROGRESIVA.

60º día, 5º visita

Es probable que comentes que tengas algunas molestias, y que por días se te inflamen.

90º día, 6º visita

Estará mejor la forma. El aspecto se aproxima al resultado final.
Es normal tener algunas molestias con determinados movimientos.

180º día, 7º visita

El pecho tiene una forma y un volumen muy parecido al final. Es habitual tener pequeñas molestias. EL pecho habrá ganado algo de flacidez.
Las cicatrices habitualmente tienen buen aspecto.

360º día, 8º visita

Aquí acaba el proceso. La cicatriz habrá mejorado mucho, pero es frecuente que continúe mejorando durante otro año más. Recuerda que este es tu pecho y no el de una imagen en 3D, o el pecho de otro hombre y debes aceptarlo como tal.
Tu caso fue único y nunca extrapolable a otro paciente. Podrás explicar cómo fue tu caso en concreto, pero no ocurrirla lo mismo en otras pacientes. Recuerda aquello que explicaba al principio -“Olvídate de lo que te contó tu amigo, solo refleja la experiencia que tuvo el, lo que a continuación detallo es la experiencia de muchos pacientes…”