Guía Clínica Liposucción

Puedes descargar la Guía Clínica de Liposucción del Dr. Amaya aquí Guia Clínica Liposucción

La Liposucción es una de las técnicas más demandadas en cirugía plástica.

Sólo la indico en aquellas paciente en las que existe una verdadera desproporción en sus formas, aquella paciente que engordo de forma simétrica, para mí, no es cándida a una liposucción. Sería mejor para ella perder el volumen mediante dieta, ya que igual que engordo de forma simétrica, adelgazará de forma simetría. Repito este es mi criterio y puede no ser compartido con otros compañeros.

Las zonas a tratar con mejor resultado son los flancos (parte baja de la espalda) y los trocánteres o cartucheras. Las que se obtiene peores resultados son la cara interna de brazos, y muslos. Zona con discreto resultado el abdomen. En el abdomen solo puede quitarse poco cantidad de grasa, porque aunque podemos extraer mucha, la flacidez que origina es peor que el estado previo.

Es una de las intervenciones en las que los pacientes se suelen mostrar más insatisfecho con los resultados. Esto es debido principalmente a los siguientes motivos:

-Mala selección de los pacientes, es quizás uno de los principales motivos. La liposucción no es una técnica de adelgazamiento. Es una técnica para el remodelado, pero es una técnica grosera y por lo tanto ha de ser seleccionada, solo para aquellos pacientes que sufren de una alteración de su silueta. Me explico, para aquellos pacientes en los que existe una verdadera discrepancia importante entre por ejemplo el volumen de la cadera y la cintura.

-Falta de información. Con la liposucción podemos mejorar la silueta, pero nunca hay que esperar una silueta perfecta. Es habitual que tras la intervención aparezcan algunas irregularidades, que resultaran irrelevantes en los pacientes seleccionados adecuadamente, y que serán comprendidas por los pacientes correctamente informados.

-La técnica es realizada por un profesional no cualificado. La liposucción es una técnica relativamente sencilla, lo que ha llevado un sinfín de profesionales sin la titulación adecuada a “aventurarse” a realizar dicha técnica. En España existe una falta de regulación TOTAL. Llevando a cosas tan increíbles como ver a un Médico especialista en una especialidad no quirúrgica, o incluso sin ninguna especialidad realizar esta técnica, tras haber recibido un diploma en un curso de formación de un fin de semana. Increíble pero cierto.

Dicho lo anterior, en un paciente correctamente seleccionado e informado, intervenido por una profesional con la cualificación apropiada, es altamente probable el éxito.

Es una técnica que se realiza bajo anestesia local y sedación habitualmente, aunque puede ser realizado bajo anestesia general.

La técnica consiste en infiltrar una solución anestésica en la zona a ser tratada, para después introducir a través de pequeños orificios las cánulas de liposucción, que están conectadas a un sistema de vacío que aspira la grasa.

Dependiendo del volumen extraído el paciente puede obtener el alta el mismo día, o tras 24 horas.

El paciente ha de llevar una faja que no podrá retirarse en las primeras 72 horas, tras las cuales se la podrá retirar para ducharse. La faja deberá utilizarse durante al menos un mes.

Las molestias son moderadas entre 3-4 sobre 10 durante los primeros 3-5 días, y a partir de los cuales una media de 2 durante algunas semanas.

Los resultados comienzan a apreciarse a partir de los 2 meses.

¿Qué diferencia existe entre liposucción, lipoescultura, lipomodelado?

Ninguna, son diferentes maneras para hacer referencia a lo mismo, pero con finalidades comerciales. Si bien es cierto, que algunos profesionales utilizan el término lipoescultura cuando se refieren a la extracción de una zona para la lipoinfiltración en otra zona.

¿Qué técnicas existen cual es la mejor?

Simplificando mucho podemos hablar de 3 técnicas fundamentalmente:

-La tradicional realizada mediante cánulas con orificios conectada un sistema de vacío. Es la técnica más utilizada por los cirujanos plásticos y la única en la que la grasa extraída puede ser aprovechada para su posterior lipoinfiltracion en otra zona. Es la única que recomiendo personalmente.

-La asistida por ultrasonidos en la que los adipoctos son destruidos por la vibración de la células.

-La asistida por láser. La más demanda por las persona, la palabra laser va asociada a modernidad e innovación. Sin embargo, consiste en aplicar una energía que literalmente derrite la célula grasa por el calor, produciendo una quemadura “controlada”. Esta técnica fue muy popular en el los inicios de este siglo por destacar comercialmente respecto a la “competencia”. Se especulaba que era la técnica que más retracción producía; las “inversiones” para adquirir el aparataje conllevaban la necesaria publicidad para la “rentabilización de la inversión”. Es por ello que es la más publicitada. Bajo mi punto de vista, sólo esta indicada para zonas muy específicas como cara interna de brazos y cuando el volumen a tratar es mínimo.

Es fundamental tener unas expectativas realistas y tener en cuenta que el resultado de la intervención puede no coincidir con el que imaginaba.

La intervención se realizaría en el Hospital Quirón San Camilo. El Hospital hace parte del Grupo Quirón Salud, el mayor grupo hospitalario de España. Quirón San Camilo que dispone de 12.000 m2, 76 camas, 9 quirófanos, UCI,…

Consentimiento informado traducido

ADVERTENCIA: en ningún caso lo que a continuación se expone puede sustituir al documento de consentimiento informado, meramente consiste en una simplificación del mismo con acento en los puntos más llamativos.

Si piensa intervenirse de una liposucción tiene que saber que es una intervención donde prima tener unas expectativas REALES, es decir, existirá una mejoría, pero el resultado puede no coincidir con sus expectativas.

El resultado inicial irá evolucionando con el tiempo a la vez que usted, sufriendo el proceso habitual de envejecimiento. Si a lo largo del tiempo se produce un incremento significativo del peso, es probable que también se incremente el volumen de la zona tratada, pero usualmente lo hará en menos medida al ser una zona cicatrizal.

El sangrado, en una liposucción en prácticamente todos los casos aparecen hematomas. Es algo muy variable de persona a persona y en mi experiencia difícilmente predecible, los hematomas tardan en desaparecer unas tres semanas.

La infección aunque infrecuente puede producirse. Para que no se produzca se extrema las medidas de antisepsia y asepsia durante la intervención y se administra tratamiento antibiótico profiláctico. No obstante la usencia de infección 100% es imposible.

Cambio de sensibilidad de la zona tratada . Es muy frecuente notar un cambio en la sensibilidad de la zona operada. Lo habitual es que la paciente pierda parte de la sensibilidad de la zona y la recupere a lo largo de los meses. A veces, se produce un incremento de la sensibilidad que poco a poco, se normaliza.

Cicatrización. La liposucción múltiples pequeñas cicatrices de aproximadamente 1 cm que se intenta colocar en lugares poco visibles. Las cicatrices nunca desaparecen, pero es muy raro que un paciente se queje por ellas.

Asimetrías. Por razones obvias no es esperable un resultado simétrico al 100%. En esta operación diría que la asimetría es universal, es cierto que nadie abandona el quirófano sin comprobar una y otra vez que el resultado es el deseado, pero pese a ello, es universal la presencia de PEQUEÑAS irregularidades.

Seroma. Al igual que los vasos sanguíneos, existe paralelamente unos vasos linfático, por donde, simplificando mucho, van sustancias que no pueden ir por la sangre. Durante la intervención los vasos linfáticos al igual que los sanguíneos son cortados, y al igual que un vaso que sangra puede producir un hematoma, un vaso linfático que drena puede producir un seroma.

Dolor. Existe raros casos en los que alguna paciente sufre de molestias de la zona operada durante muchos meses. El dolor es muy subjetivo.

Nódulos (bultitos) o pequeñas depresiones. Podría asegurar sin confundirme que también son universales y aparecen SIEMRPE, aunque en honor a la verdad la mayoría desaparece a lo largo de los meses. Aunque SIEMPRE persisten algunos a pesar de los correspondientes masajes de drenaje linfático.

Complicaciones de gravedad:

Tromboembolismo graso. Es una complicación excepcional extremadamente infrecuente, se trata de que pequeñas partículas grasas puedan migrar por los vasos sanguíneos y provocar embolismos, que pueden ser potencialmente fatales.

Perforación de vísceras internas: también es infrecuente pero exisiten casos descritos en los que tras una liposucción se ha perforado, el hígado, el bazo o incluso los intestinos.

Otras complicaciones de gravedad

Son muy infrecuentes y la inmensa mayoría están relacionadas con problemas previos del paciente que no se manifestaron en el estudio preoperatorio, ajenos a la naturaliza y zona de la cirugía. Por ejemplo, el paciente puede padecer una arritmia grave, que durante el electrocardiograma previo a la intervención pasa desapercibida, porque en esa altura el ritmo era normal, pero que debute en la cirugía. Como repito es extraordinario este tipo de complicaciones, pero como existe esa probabilidad remota, es nuestro deber comunicarlo.

El Resultado no puede, ni debe garantizarse, lo que si se debe garantizar es que se pondrán todos los medios para que la cirugía llegue a buen fin.

Guía clínica consulta a consulta

Lo que a continuación detallamos es la evolución e inquietudes más frecuentes de las pacientes intervenidas de Liposucción.
Esta descripción corresponde a un caso estándar, el Dr. Amaya puede explicarte un postoperatorio diferente para tu caso en concreto.
Las fechas de las revisiones son orientativas pudiendo variar de paciente a paciente.

1º Consulta

En la primera consulta recogerá tu historia clínica, el cirujano te preguntara si padece alguna enfermedad, tomas o eres alérgico algún medicamento, intervenciones quirúrgicas previas, antecedentes familiares entre otros.

Es muy importante que la comunicación entre el paciente y el cirujano plástico sea fluida, para que así el cirujano pueda saber cuáles son sus expectativas y que este le explique las limitaciones de la intervención.

Se procederá a su examinación, el doctor te comentará en eses momento las particularidades que hacen tu caso único. No tomamos fotos de la las pacientes en la primera consulta la confidencialidad es esencial para nosotros.

Se le explicará también, como se realiza el procedimiento, en que Hospital se realizara, sus riesgos, como es el postoperatorio, así como todas las medidas que se toman para que el proceso se realice con la máxima seguridad.

El Dr. Amaya le explicara las cosas de forma sencilla y clara. Intentará en todo momento que sea lo más realista posible y como suele subrayar” sin edulcorantes”. El doctor le aconsejara o desaconsejara la intervención.

La primera consulta será meramente informativa. Se le recomendara que se tome su tiempo para meditar la decisión y si desea intervenirse, se le emplazará para una segunda consulta, en la que deberá acudir con todas las dudas que le surjan en casa anotadas.

Finalmente, será informado del precio y las opciones de financiación por nuestro personal de atención al paciente.

2º consulta

Se resolverán las últimas dudas con la paciente, se realizará una nueva exploración donde se discutirán los detalles de la cirugía.
Si ambos están conformes podrá marcarse la cirugía, con un mínimo de 2 semanas, o podrá ser emplazada para otra visita.

1º día, noche en el hospital

Terminada la operación te despiertas en una Unidad de Recuperación Postanestésica ( URPA) del hospital. Es frecuente no sentir dolor. El cirujano pasará a comprobar que te encuentras bien y que los drenajes están permeables, antes de informar a tus familiares. Recordarás muy poco del paso por la URPA.
Tras pasar un tiempo en la URPA, puede ser muy variable, desde 30 a 120 minutos, serás trasladada a la habitación. En la habitación permanecerás sin levantarte y poder comer durante algunas horas, lo habitual es entre 3-6 h.

En esas primeras horas seguirás bajo los efectos de la medicación, es habitual que olvides las primeras horas inmediatamente después de la cirugía. Después de ese tiempo (3-6h), podrás incorporarte. Deberás permanecer sentada antes de levantarte unos 15 minutos. Necesitarás la ayuda de la enfermera, es muy infrecuente que te marees en ese momento, por ello la primera que te levantes has de estar acompañada. A partir de las 3 horas empezarás a sentir alguna molestia.

La primera noche dormirás poco y mal. El dolor en una escala de 0-10 tiene una intensidad de 3-4. Es cierto que hay pacientes a las que el proceso solo les produce leves molestias, pero también otras paciente refieren que la intensidad es de 6. El dolor es muy subjetivo y la percepción puede variar mucho de paciente a paciente. Lo habitual es que no duela, pero se tengan molestias. Es muy llamativo que en la zona de las cartucheras sientas la zona dormida.

La zona más dolorosa es sin duda la espalda. No es infrecuente que la faja se manche en algunas zonas. El mejor color de la faja es el NEGRO.
Como resumen es una noche que, pese a la medicación se suele pasar mal por todo lo anterior.

2º día, alta del Hospital, vuelta a casa

Lo habitual es recibir el alta este día, o incluso el día anterior si fue un liposucción pequeña, aunque en determinadas circunstancias (pacientes que vivan a más de una hora de Madrid) puede que necesites 2 días de ingreso.

Este día en casa es, sin duda, es el peor. La intensidad del dolor es máxima, sobre todo en la zona de la espalda. En grandes alteraciones de la forma de los trocánteres es frecuente apreciar la disminución del volumen.

Este día la inflamación es máxima, debido a ello son frecuentes los mareos, mucho cuidado en el baño. Es frecuente que se inflame todo el cuerpo desde los pies a las manos. La faja no se puede retirarse, y las pacientes deben asearse por partes, esto te hará sentirte muy incómoda.
En este día te importará poco el resultado de la cirugía. Solo desearás quitarte la faja y poder darte una buena ducha.

No es inusual que aparezca un pequeña distímia, o como se dice en el argot popular un “bajón” anímico. Este día pensarás:-¿quién me ha mandado a meterme en esto?

Personalmente les pido a las pacientes que se pesen el día previo a la cirugía, en los días posteriores lo habitual es coger de 2-6 kg debido a la inflamación.

La faja y los apósitos te pueden producirá picor, puede que te salga alguna ampolla, no te alarmes si una zona esta más inflamada que otra.

El Dr. te proporcionara su teléfono particular para que en el caso de cualquier imprevista tengas acceso a él directamente.

3º-4º día, 1º revisión

Este día experimentarás un gran mejoría en las molestias, pero no te olvides que alguna molestias tendrás incluso meses después de la intervención. Las pacientes suelen describir las molestias como agujetas FUERTES.

Retirar la faja suele ser muy molesto.

Llega el momento de verte…

Literalmente parecerás que te has caído por unas escaleras y lo más frecuente es que estés llena de hematomas, puede impresionar. Aprovecho para recordar que el mejor color para la faja es el negro, por aquello que las manchas se ven menos.
Las cicatrices serán muy visibles. Estarán rojas con algunas costras, hasta que no pasen los meses no cogerán buen aspecto, hay que tener paciencia.
Desde este día puedes ducharte entera y mojarte la herida, siempre y cuando no la sumerjas. Tras la ducha hay que secar la herida y aplicar un antiséptico tipo cristalmina.

Es muy probable que hayas perdido sensibilidad en las zonas tratadas. Lo habitual es recuperar gran parte de la sensibilidad a lo largo del primer año.

Es muy frecuentes ver diferencias muy significativas entre regiones tratadas, el lado derecho puede está bastante más inflamado que el izquierdo, y viceversa.

Es habitual tener pequeños exudados (la cicatrices expulsan liquido). Ese líquido puede oler mal y la zona no estará infectada.

A partir del 4º día muchas paciente se reincorporan a su puesto de trabajo, siempre y cuando se a un trabajo no físico, tipo oficina.
Lo que peor llevaras será al sentarte, la zona de la espalda.

Puedes ir elevando paulatinamente los brazos y coger objetos algo más pesados que un libro o un ipad, sin que supere los 4- 5 kg.

7º día, 2º visita de control

Este día dirás que las molestias te han disminuido mucho, sigue siendo dolorosa la espalda en otras zonas tendrás molestias leves.
Debes tener en cuenta que una cosa es la imaginación y otra cosa es el resultado obtenido. Puede que no te agrade algo, pero tienes que entender que, o bien es debito al proceso inflamatorio, o es debido a factores intrínsecos a tu cuerpo. Debes empezar a aceptar tu nuevo yo, que no tiene por qué coincidir con el yo que te imaginaste.

Las zonas tratadas seguirán inflamadas y los hematomas empezaran a cambiar de color, puede aplicarte una crema con heparina.
Deberás ir ajustando la faja esta cede mucho.

Es muy posible que continúes con un peso por encima del día antes de la cirugía.Deberás seguir realizando los mismos cuidados de la herida.
Idealmente, puedes iniciar suavemente los masajes de drenaje linfático, si las molestias te lo permiten.

La inmensa mayoría de las paciente se han incorporan a su trabajo alrededor de este día, si este no es físico. Es habitual terminar la jornada laboral más cansada de lo normal.

Puedes iniciar la actividad física realizando paseos de 20 minutos.

14º día, 3º visita, retirada de puntos

Es habitual que no tengas intensas molestias y te muestres sorprendida por tu rápida recuperación. Ya puedes realizar todo tipo de movimientos siempre con la debida precaución.

Es normal que comiences a bajar de peso, los hematomas seguirán siendo visibles.
La inflamación te habrá bajado pero de forma muy comedida.La cicatriz en la mayor parte de las pacientes está formada, no es infrecuente que queden algunas costras. Tras la retirada de los puntos es habitual que en las siguientes 24 horas exista un pequeño sangrado.

Puede existir una ligera descamación de la zona tratada por el proceso de inflamatorio.

Las pacientes con un trabajo ligeramente físico, tipo peluquería, suelen reincorporarse tras este periodo.

La actividad física puede incrementarse a paseos de 30 minutos y a partir de las tres semanas podrás realizar bicicleta estática.

30º día, 4º visita

Lo habitual es pesar lo mismo que antes de la cirugía, o incluso algo más. Es frecuente que estés más animada, por fin empiezas a ver algo de mejora. Es frecuente que el volumen te haya cambiado de forma significativa, pero el resultado dista mucho de ser el final.

Ya no recuerdas como era tu cuerpo. Desde ahora pensaras que tu cuerpo siempre fue así.
Puedes aplicarte sobre la cicatriz rosa de mosqueta o colocar tiras de silicona. No existe ninguna crema o producto que borre las cicatrices. El uso del apósito MICROPORE COLOR PIEL va bastante bien.

Desde este momento puedes realizar vida completamente normal, pudiendo iniciar la actividad deportiva de forma progresiva.
No te asustes si te palpas nódulos (bolitas) debajo de la piel), con el paso de los meses desaparecerán la inmensa mayoría.

A partir de ahora podrás retirar la faja por periodos más largos.

60º día, 5º visita

En este momento estarás contenta lo habitual es pesar menos que antes de la intervención, los hematomas habrán desaparecido, puede que algún resto quede.
Lo habitual es estar contenta y notar un cambio.

90º día, 6º visita

Estará mejor la forma, seguirás bajando de peso. Es habitual que te quejes por pequeñas alteraciones en el relieve y porque ha aparecido flacidez, hasta ahora la inflamación había rellenado el tejido graso extraído. Mientras más haya sido la cantidad extraída mayor es la flacidez. En la mayor parte de la pacientes que saben de su aparición la toleran sin problemas.
Desde luego es fundamental ver tus fotos de antes de, porque para ti siempre fuiste así.

180º día, 7º visita

A partir de aquí es muy probable que sin dieta no bajes más de peso. Las molestias abran desaparecido completamente. Aunque puede que me puntualices que tienes algún punto doloroso.

Tu figura habrá cambiado de forma significativa.

360º día, 8º visita

Aquí acaba el proceso. La cicatriz habrá mejorado mucho, pero es frecuente que continúe mejorando durante otro año más. Recuerda que este es el resultado de tu liposucción y no el de una imagen en 3D, o el cuerpo de otra chica y debes aceptarlo como tal.
Tu caso fue único y nunca extrapolable a otra paciente. Podrás explicar cómo fue tu caso en concreto, pero no ocurrirla lo mismo en otras pacientes. Recuerda aquello que explicaba al principio -“Olvídate de lo que te contó tu amiga, solo refleja la experiencia que tuvo ella, lo que a continuación detallo es la experiencia de muchas pacientes…”

Dr. Marco Antonio Amaya