Lifting facial

anomalias_vasculares

El lifting facial es uno de los procedimientos cuya técnica más ha cambiado en las últimas décadas.
En el pasado los resultados parecían artificiales, actualmente con las nuevas técnicas se consiguen resultados naturales.

¿Pero qué ha cambiado?

El principal cambio ha sido el concepto de las estructuras sobre las que se ha de trabajar. En el pasado se trabajaba principalmente sobre la piel, lo que daba como resultado caras inexpresivas y artificiales. Actualmente, el principal objetivo es el reposicionamiento volumétrico
Ahora, lo que se busca es restaurar los volúmenes mediante la recolocación de tejidos más profundos. Se suma a la intervención otros procedimientos como la lipotransferencia para aportar los volúmenes pérdidos, la blefaroplastia para que el rejuvenecimiento sea global, y en aquellos casos necesarios con posterioridad se asocia a un resurfacing de la piel.

Lo que se persigue es un efecto rejuvenecedor real y no tensar la piel.

¿Hilos tensores?

Los hilos tensores tienen unas indicaciones muy limitadas. Aunque el efecto rejuvenecedor es inmediato, no es tan duradero en el tiempo. Es importante subrayar que solo están indicados para casos puntuales, en los que no existe mucha laxitud cutánea y la alteración volumétrica es moderada.