Guía clínica aumento mamario

Dr. Marco Antonio Amaya
Cirujano Plástico
SECPRE Nº1026

Descarga la guía elaborada por el Dr. Amaya Guia Clínica Aumento Mamario

No continúes leyendo si dudas si intervenirte,o no. Aquí nadie te animará a someterte a esta intervención. Este blog está dirigido a aquellas pacientes que quieren saber lo que van a experimentar exactamente, sin edulcorantes. Llénate de paciencia porque no es un resumen.

Puedes haber escuchado la opinión de una amiga, o leído en un foro de internet la de otra paciente. La opinión de una paciente aunque objetiva, es subjetiva en tanto en cuento refleja la experiencia de una persona.

Cuando acude una paciente a mi consulta, referida por otra, siempre le digo: -“Olvídate de lo que te contó tu amiga, solo refleja la experiencia que tuvo ella, lo que a continuación detallo es la experiencia de muchas pacientes…”

Lo que va a leer es muy parecido a lo que experimentarás, basado en mi experiencia como Cirujano Plástico.

1º día, noche en el hospital

Terminada la operación te despiertas en una Unidad de Recuperación Postanestésica ( URPA ) del hospital. Es frecuente no sentir dolor, pero si opresión en el tórax. El cirujano pasará a comprobar que te encuentras bien y que los drenajes están permeables, antes de informar a tus familiares. Recordarás muy poco del paso por la URPA.

Tras pasar un tiempo en la URPA, puede ser muy variable, desde 30 a 120 minutos, serás trasladada a la habitación. En la habitación permanecerás sin levantarte y poder comer durante algunas horas, lo habitual es entre 3-6 h. Después de ese tiempo, podrás incorpórarte. Deberás permanecer sentada antes de levantarte unos 15 minutos. Necesitarás la ayuda de la enfermera, no es infrecuente que te marees en ese momento. A partir de las 3 horas empezarás a sentir dolor en el pecho, el efecto de los anestésicos estarán pasando.

La primera noche dormirás poco y mal. El aumento mamario es un proceso doloroso. El dolor en una escala de 0-10 tiene una intensidad de 6. Es cierto que hay pacientes a las que el proceso solo les produce leves molestias, pero también otras paciente refieren que la intensidad es de 9. El dolor es muy subjetivo y la percepción puede variar mucho de paciente a paciente. Lo habitual es que duela bastante. Algunas paciente lo describen como una agujetas fuertes, otras como una subida de leche, algunas hacen hincapié en la incapacidad de realizar un respiración muy profunda por la presión. No te preocupes, otras pasaron por esto, los analgésicos lo harán más llevadero.

El dolor del pecho lo tolerarás, pero lo que sin lugar a dudas llevaras peor, será el dolor de espalda. Sí, deberás dormir boca arriba durante un mes y te dolerá la espada de estar en esa posición los primeros días. Si estás quieta el pecho no suele doler. El dolor se hace de intensidad máxima en el momento de incorporarse.

No debes elevar los codos por encima del hombro, podrás coger un libro, el teléfono y comer sola, pero no deberás coger peso, peinarte o lavarte le pelo sola. Cuidado al coger objetos de estanterías.
Los drenajes y el vendaje compresivo no te facilitaran la movilidad.

Como resumen es una noche que, pese a la medicación se suele pasar mal por todo lo anterior.

2º día, alta del Hospital, vuelta a casa

Lo habitual es recibir el alta este día, aunque en determinadas circunstancias puede que necesites 2 días de ingreso. La gran mayoría de las pacientes se van sin drenajes a casa.

Este día en casa es, sin duda, el peor. La intensidad del dolor es máxima pese a la medicación. El vendaje no puede retirarse y las pacientes deben asearse por partes, esto unido a que no se deberás levantar los brazos, te provocará que las axilas suden, lo que te hará sentirte muy incomoda.

En este día te importará poco el resultado de la cirugía. Solo desearás que se te pasen las molestias y poder darte una buena ducha.

No es inusual que aparezca un pequeña distímia, o como se dice en el argot popular un “bajón” anímico. Este día pensarás:-¿quién me ha mandado a meterme en esto?

Se te inflamará no solo el pecho, sino que también se inflamará el abdomen y en algunas paciente incluso los pies. No te preocupes, bajará la inflamación, no has engordado.

El vendaje te producirá picor, puede que te salga alguna ampolla, no te alarmes si una mama te moleste y la otra no, o que se inflame más una mama que otra.

Llamativamente cuando te palpes el pecho puedes sentir crepitaciones ( como burbujitas) es normal.

3º-4º día, 1º revisión

Este día experimentarás un gran mejoría en las molestias, pero no te olvides que alguna molestias tendrás incluso meses después de la intervención.

Retirar el vendaje no te resultara agradable, molesta bastante.

Llega el momento de verte…

Te verás el pecho muy inflamado sobre todo en su parte superior, el volumen del pecho será un 20/30 % mayor del conseguido con la prótesis. Es frecuente que tengas algún hematoma. El pecho estará duro debido a la inflamación y la presión que está ejerciendo el músculo pectoral.

Así pues, tendrás el pecho raro, aunque misteriosamente puede que incluso te veas bien. (Les pasa a muchas pacientes)
Las cicatrices serán muy visibles. Estarán rojas con algunas costras, hasta que no pasen los meses no cogerán buen aspecto, hay que tener paciencia.

Desde este día puedes ducharte entera y mojarte la herida, siempre y cuando no la sumerjas. Tras la ducha hay que secar la herida y aplicar un antiséptico tipo cristalmina.
La sensibilidad de la areola y el pezón estará alterada. Algunas pacientes tienen una hipersensibilidad del complejo areola pezón, otras perderán un poco de sensibilidad; lo habitual es que con los meses se normalice.

A partir del 4º día muchas paciente se reincorporan a su puesto de trabajo, siempre y cuando se a un trabajo no físico, tipo oficina.
Puedes ir elevando paulatinamente los brazos y coger objetos algo más pesados que un libro o un ipad, sin que supere los 4- 5 kg.

7º día, 2º visita de control

Este día dirás que las molestias te han disminuido muchísimo, que ya no te duele, aunque no será del todo cierto, tendrás molestias leves, pero después de lo pasado, no te parecerá nada.
Empezarás a sentirte satisfecha con la intervención.

El pecho continuará inflamado y duro, a pesar de haberte bajado la inflamación bastante.
Te verás bien, aunque realmente, aún este el pecho raro por la inflamación. Es muy probable que te hayas adaptado al volumen, te guste ese volumen, y no desees que la inflamación baje. Para tu pesar, bajará más.

Deberás seguir realizando los mismos cuidados de la herida.

La inmensa mayoría de las paciente se han incorporan a su trabajo alrededor de este día, si este no es físico.
Puedes iniciar la actividad física realizando paseos de 20 minutos.

14º día, 3º visita, retirada de puntos

Es habitual que no tengas molestias y te muestres sorprendida por tu rápida recuperación. Ya puedes realizar todo tipo de movimientos con el brazo que no te produzcan dolor. Siempre con la debida precaución.

Es normal que acudas con una sonrisa de oreja a oreja y hayas visitado la peluquería. Te encuentras más guapa, aquí empieza el periodo de euforia, o subidón, te durará algunos meses.

La inflamación te habrá bajado de forma significativa, aunque aún el pecho no tiene ni su forma ni su tamaño final. Continua muy firme. La cicatriz en la mayor parte de las pacientes esta formada, no es infrecuente que queden algunas costras. Tras la retirada de los puntos es habitual que en las siguientes 24 horas exista un pequeño sangrado.
Puede existir una ligera descamación del pecho fruto del proceso de inflamación.
El pecho ya no duele, aunque pueden existir algunas molestias y sensación de tirantez.

Las pacientes con un trabajo ligeramente físico, tipo peluquería, suelen reincorporarse tras este periodo.

La actividad física puede incrementarse a paseos de 30 minutos y a partir de las tres semanas podrás realizar bicicleta estática.

30º día, 4º visitaç

Lo habitual es que vengas feliz. Es frecuente que independientemente del volumen que te hallamos puesto manifiestes que un poco más de volumen no te hubiera importado. Has pasado de verse el pecho muy inflamando al actual volumen.
Ya no recuerdas como era tu pecho. Desde ahora pensaras que tu pecho siempre fue así.

La inflamación continúa bajando. La consistencia será todavía más bien dura.
Puedes aplicarte sobre la cicatriz rosa de mosqueta o colocar tiras de silicona.

Desde este momento puedes realizar vida completamente normal, pudiendo iniciar la actividad deportiva de forma progresiva. El pecho puede ser tocado con prudencia. Podrás comenzara dormir hacia los lados.

60º día, 5º visita

Es probable que comentes que en los laterales de la mama se nota el implante, sobre todo si eres muy delgadas, es normal, tranquila. El pecho comienza a tener forma y empieza a estar más blando.

90º día, 6º visita

Estará mejor la forma, la consistencia será mas blanda.

180º día, 7º visita

El pecho tiene una forma y un volumen muy parecido al final. Te notarás el pecho con una consistencia prácticamente normal. Es habitual tener pequeñas molestias.

360º día, 8º visita

Aquí acaba el proceso. La cicatriz habrá mejorado mucho, pero es frecuente que continúe mejorando durante otro año más. Recuerda acudir a tu revisión al año.

Espero haber servido de ayuda

Dr. Marco Antonio Amaya