Mejora las cicatrices quirúrgicas con aceite de Rosa Mosqueta

03012014_rosa mosqueta

La Rosa Mosqueta es una planta originaria de Europa, que también, encontramos en las Cordilleras de los Andes, Chile y Argentina. El aceite de Rosa Mosqueta se extrae de su semilla y se utiliza, sobre todo en cosmética, por su alta concentración en ácidos grasos esenciales (ácido omega 6, omega 3, linoleico), antioxidantes y vitaminas como el retinol –vitamina A-, vitamina C y E. Sus numerosas propiedades y beneficios para la regeneración de tejidos y el crecimiento celular hacen de este componente el rey de nuestra casa.
Un truco es mezcla unas gotas de este aceite con tu crema hidratante para que tu piel este más tersa, hidratada y flexible o aplicar, dando un leve masaje, directamente sobre la zona que queremos mejorar.

1. Retrasa el envejecimiento celular

Gracias a la alta concentración de Vitamina C y antioxidantes, el aceite de Rosa Mosqueta penetra en la epidermis estimulando la producción de colágeno, reduciendo así, líneas de expresión y pequeñas arrugas.

2. Disminuye las cicatrices quirúrgicas

La Rosa Mosqueta ayuda a la regeneración y reparación de nuestra piel, puesto que contiene ácidos grasos esenciales y Vitamina A que mejoran la flexibilidad de la piel, ayudan a la cicatrización e igualan en tono y textura de la herida.

3. Disminuye las manchas de piel y estrías

Los aceites grasos y Vitaminas A y C ayudan a igualar la pigmentación de la piel, su tono y textura. Además de protegernos de los rayos del sol y otros agentes externos, difuminando las manchas en la piel y las estrías.

4.Ayuda a rehidratar la piel seca

Con el paso del tiempo la piel pierde elasticidad y deja de fabricar de forma natural colágeno. El aceite de Rosa Mosqueta ayuda a mantener los niveles de humedad de la epidermis y su equilibrio para lucir una piel más hidratada.