¿Qué hay de nuevo sobre el Lifting Facial?

Hoy por hoy la palabra Lifting es conocida de forma popular, no es raro el día que la escuchamos asociada a algún producto de belleza. Incluso se ha popularizado tanto, que la gente la utiliza como sinónimo de renovar y así uno puede escuchar:- esta casa con un buen lifting quedaría fantástica. Sin embargo, a pesar de su popularidad son pocas las personas que conocen realmente en que consiste la intervención quirúrgica.

Cuando procuraba información para escribir este bloq me lleve la sorpresa de toparme con la definición de lifting en el Diccionario de la RAE que dice: Operación de cirugía estética consistente en el estiramiento de la piel, generalmente de cara y cuello, para suprimir las arrugas. ¡NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD!

antiguo

Si bien es verdad que en sus orígenes, a principios del Siglo XX , cuando aún no existía la especialidad de Cirugía plástica, y se empezaron a realizar los primeros intentos de mejora el efecto del tiempo en la cara, la idea inicial era esa: quitar piel y estirar. Como era de esperar los resultados obtenido eran pobres y los pacientes no pasaban desapercibidos tras la intervención.

Un siglo después el concepto ha cambiado de forma radical, el objetivo no es estirar la piel para corregir las arrugas, el objetivo es devolver los volúmenes faciales a su estado previo. Es decir, no trabajar sobre la piel, sino sobre las estructuras que han cedido músculos y compartimentos grasos, que son las verdaderas responsables del envejecimiento. Este ajuste se produce de una manera relativamente sencilla ya que estas estructuras están envueltas por una estructura o funda que se encuentra inmediatamente debajo de la piel, que se denomina por sus siglas en ingles SMAS. Te tal manera que todo el esfuerzo se realiza para restablecer la tensión de esta estructura. Una vez reposicionado los volúmenes se reajustan la piel a su nuevo continente, siendo la resección de piel testimonial.

lifting

De esta manera la paciente no tiene la apariencia de estar estirada, sino que simplemente tiene el aspecto que tenida unas décadas antes.

Aunque que no hay que banalizar la cirugía, ya que como tal, no está exenta de riesgos. Se puede hablar de una evolución significativa. Y aunque en el pasado era facial identificar a las pacientes intervenidas, desde la aparición de este nuevo concepto, lo difícil es detectarlas.