Reconstrucción inmediata de la mama con prótesis

El diagnóstico de cáncer de mama y la necesidad de realizar una mastectomía supone un doble mazazo para las pacientes, por un lado el diagnóstico del cáncer, y por otro la extirpación de una de las partes que más se identifican con la feminidad.

Actualmente, la gran mayoría de las pacientes que se someten a una mastectomía son subsidiarias de someterse a una reconstrucción inmediata de la mama (RMI). Esta reconstrucción puede realizarse independientemente de los tratamientos que se han realizado o han de seguir a la mastectomía (quimioterapia o radioterapia). Si bien la reconstrucción mamaría puede hacerse de forma diferida (RMD) la tendencia actual y la recomendaciones de la Sociedad Española de Cirugía Plástica son que, siempre que fuera posible, realizar un RMI.

La RMI puede realizarse con varias técnicas bien utilizando expansores y prótesis, mediante colgajos miocutáneos locales o a través de colgajos libres. La técnica más usada es la utilización de expansores y prótesis, técnica en la que nos centraremos.

Los expansores en la RMI se suelen utilizar cuando no se ha podido realizar una mastectomía conservadora de piel, mientras que el uso de prótesis directa se utiliza cuando la mastectomía fue conservadora de piel. Cuando se realiza una RMI con prótesis, normalmente, simultáneamente a la reconstrucción se realiza una simetrización de la mama contralateral haciendo el proceso de reconstrucción más difícil. Una mama radiada o que va a ser sometida a radioterapia, puede reconstruirse también con prótesis, teniendo en cuenta que las complicaciones (seroma, infección exposición de la prótesis) aumentan.
otoplastia

La simetrización del resultado es sin lugar a dudas el mayor reto. Realizar en un acto todo el proceso la dificulta, y la ventaja que por un lado tiene la paciente al no ver el resultado de la mastectomía, supone un hándicap para el equipo de reconstrucción, ya que la paciente desconoce el estado de partida y eleva su nivel de exigencia. Para lidiar con ello es muy importante explicar a la paciente que el resultado de una mama reconstruida con prótesis, será siempre diferente al de la mama contralateral, y que si bien todos tenemos algunos resultados muy satisfactorios, la mayoría pudieran englobarse en solo satisfactorios.
La principal ventaja de esta reconstrucción que la paciente experimenta un menor impacto tras la mastectomía, el menor número de consultas tras la intervención, que conservamos todo el arsenal reconstructivo (colgajos locales y libre), e incluso la posibilidad de una revisión de la cirugía para mejorar el resultado.

La reconstrucción inmediata con prótesis es una técnica más a tener en cuenta, no es aplicable a todas las pacientes, y los resultados vienen describiéndose por las pacientes como satisfactorios. Día tras días se están publicando nuevos estudios, el último publicado este mismo mes en la revista Plastic and Reconstructive Surgery que abalan esta técnica como otra opción más en el arsenal terapéutico.

Dr. Marco Antonio Amaya
Cirujano plástico