REJUVENECIMIENTO CON ÁCIDO HIALURÓNICO

aumento_pomulos

Desde mediados de los años 90s, que el Ácido Hialurónico (HA) esta disponible en el mercado Europeo. Desde entonces el procedimiento de rejuvenecimiento facial mediante la infiltración cutánea de este relleno se ha popularizado enormemente, ya que es un procedimiento no quirúrgico y mínimamente invasivo utilizado no solo para tratar el envejecimiento intrínseco, sino que también, y cada vez más, para ayudar a prevenirlo.

El AH es adecuado para minimizar las líneas de expresión, arrugas profundas y pliegues, o para aumentar el volumen facial, ya que se integra de forma natural en nuestra piel sin alterar sus características. Otra indicación es la inyección en la dermis superficial y la epidermis, a modo de mesoterapia, para hidratar, rellenar y, finalmente, para rejuvenecer la piel.

En nuestra piel, el AH es la substancia responsable de su elasticidad y flexibilidad. Debido a sus propiedades analgésicas y de regeneración celular, se utiliza con gran éxito en el tratamiento de otras enfermedades como la osteoartritis.

Su aplicación regular en nuestro rostro estimula la producción propia de colágeno, aumentando el volumen y grosor dérmico, y por otra parte ayuda a retener agua, fomentando la hidratación cutánea.

La ventaja de este producto es que es una sustancia compatible con todos los tejidos, y biodegradable, por lo que no requiere ningún tipo de prueba de alergia previa como sucede con el colágeno, y los efectos secundarios son raros o poco frecuentes, y reversibles.

Para poder mantener sus efectos beneficiosos hay que repetir el procedimiento cada cuatro u 12 meses.