Todo lo que siempre ha querido saber sobre el Botox

botox_hombre
Es unos de los tratamientos cosméticos más populares en nuestro medio, pero sigue inspirando algún temor y desconfianza en algunos pacientes. Le explicamos los aspectos más importantes sobre este tratamiento.

El Botox (o toxina botulínica) es una neurotoxina que causa debilidad o relajación muscular temporal y se utiliza como un tratamiento preventivo contra las arrugas de expresión. Se utiliza desde la década de los 60s para el tratamiento de varias condiciones médicas, como el estrabismo, espasmos musculares, tics faciales, parálisis faciales, migraña, hiperhidrosis, etc. El Botox se inyecta directamente en un músculo utilizando una aguja muy fina, y ahí se mantiene, no pasando al torrente sanguíneo.

¿El Botox previene las arrugas?

Efectivamente. La toxina botulínica es una toxina altamente purificada que tiene la capacidad de eliminar o reducir temporalmente las líneas horizontales de la frente, las líneas de expresión verticales y las patas de gallo, que se producen por la contracción repetida de los músculos faciales a lo largo del día, y como consecuencia da aspecto más relajado a los rasgos faciales del paciente.
Además, el botox también puede levantar las comisuras de la boca que van cediendo con la edad, ayuda a suavizar algunas barbillas, las líneas del alrededor de la boca, y ayudan a suavizar las cuerdas verticales del cuello, que conducen a un aspecto envejecido en la persona.

¿Es un procedimiento doloroso, o que puede tener efectos secundarios?

Como la mayoría de terapias médicas mediante inyecciones, la infiltración de toxina botulínica puede ser un poco dolorosa, pero se minimiza por la aplicación de anestesia tópica 1 hora antes. En relación a los efectos secundarios, como todo el medicamento, el tratamiento con Botox también puede presentar efectos secundarios, pero en este caso, tienden a ser leves y de corta duración. Además estos efectos secundarios se pueden minimizar con las técnicas de inyección adecuadas. Los más frecuentes son: caída temporal del párpado, náuseas, dolor de cabeza, dolor localizado o hormigueos, inflamación, enrojecimiento , sangrado y o hematomas en los locales de inyección.
Es muy importante informar a su Dermatólogo de cualquier condición médica pre – existente y de los medicamentos que esté uno tomando en ese momento.

¿Podría darme una mirada congelada?

Con una técnica de inyección incorrecta y con exceso de dosis de toxina botulínica, podría ocurrir, aunque es poco frecuente. Para minimizar este tipo de complicación es importante ser tratado por un profesional con una adecuada formación que tiene en cuenta la localización, el tamaño y fuerza motora del músculo, además de la dosis necesaria a emplear.

¿Se podrá identificar que me hice Botox?

No necesariamente. Un buen resultado le proporcionará un aspecto más fresco, alegre y más joven. Los signos reveladores de un tratamiento con Botox mal realizados son una frente lisa y brillante, o una frente y patas de gallo que no se mueven cuando uno se ríe o llora.

La mayoría de los pacientes pueden reanudar sus actividades normales inmediatamente, aunque puede haber algo de hinchazón, enrojecimiento en el sitio de la inyección, que por lo general dura sólo unas pocas horas. También se pueden desarrollar hematomas de pocos milímetros, sobre todo en aquellos pacientes que tomen medicamentos que contengan aspirina o otros medicamentos antiinflamatorios. Se puede usar maquillaje de inmediato, pero deben evitar el ejercicio físico intenso durante 24 horas.

¿Cuánto dura el efecto del Botox?

Los efectos suelen durar aproximadamente entre 3-6 meses. Se requieren tratamientos repetidos para mantener los resultados . En la mayoría de los casos, se necesitan al menos 3-7 días para observar y sentir plenamente el efecto de las inyecciones de toxina botulínica. Y estos pueden ser acumulativos en el tiempo con tratamientos repetidos, o incluso preventivo si se comienzan las inyecciones antes de las líneas de expresión comiencen a aparecer.

¿Quién es o quién no es un buen candidato?

Los pacientes que están empezando a presentar los primeros signos del envejecimiento suelen ser los candidatos ideales para empezar el tratamiento con toxina botulínica.
Sin embargo es fundamental dar a conocer a su Dermatólogo si tiene alguna enfermedad, ya que algunas condiciones médicas pueden contra-indicar el tratamiento con el Botox (trastornos neuromusculares).

Además debe informar sobre todos los medicamentos o suplementos que esté tomando, ya que el uso de ciertos medicamentos (antibióticos , antiinflamatorios o aspirina), e incluso algunas vitaminas y suplementos dietéticos pueden aumentar el riesgo de sangrado y hematomas en los sitios de inyección.
Las mujeres embarazadas o en lactancia no deben recibir inyecciones de toxina botulínica. La presencia de una infección cutánea o dermatitis presente en la zona de la inyección también es indicativo de posponer el tratamiento hasta la resolución del cuadro.